staff.
links.
awards.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem. Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel, aliquet nec, vulputate eget, arcu. In enim justo, rhoncus ut, imperdiet a, venenatis vitae, justo. Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Aenean vulputate eleifend tellus. Aenean leo ligula, porttitor eu, consequat vitae, eleifend ac, enim. Aliquam lorem ante, dapibus in, viverra quis, feugiat a, tellus. Phasellus viverra nulla ut metus varius laoreet. Quisque rutrum. Aenean imperdiet. Etiam ultricies nisi vel augue. Curabitur ullamcorper ultricies nisi. Nam eget dui. Etiam rhoncus. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
oberón
morana
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
Aquí van los awards, maldito Oberón.

La niñera mágica [Misión, Rango C]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Mago Independiente
Mensajes :
29

Fecha de inscripción :
29/08/2016

Death está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Death el Sáb Sep 03, 2016 7:53 am

Dicen que la vida da giros inesperados cuando uno menos lo espera. A veces se presenta de manera trágica, como un familiar muerto, perder toda tu casa o la despedida final de un amigo. Otros, más espontáneos e inesperados, como un terremoto inmenso que destruya una ciudad, la aparición de un Dragón ancestral que aterrorice el reino. Y por último están aquellos que no se te ocurrirían que te pasaran en tus más alocados pensamientos. Y este… - ¿Enserio nos va a cuidar este tipejo horrendo? - ¡Kevin! Disculpe a mi hijo, señor… - Era uno de esos giros. De todas las misiones que pudiese haber aceptado, de todos los encargos, me tocó cuidar a estos mocosos que desde el vamos eran un dolor en el culo. – Death, señora. Me puedes llamar Death. – Pero al menos aun con mi apariencia, debido a que acepté la misión de buena gana, los padres “confiaban” en que no iba a hacerles daño. – Pero si hasta su nombre causa miedo.Y sin mencionar su olor. ¡Puag! - ¡Niños! Ya los hemos soportado lo suficiente, esta vez nosotros nos divertiremos en privado mientras ustedes se quedan con el señor Death. Háganle caso o le daré órdenes directas de que les arranque el rostro. – Se escuchaban múltiples gritos de niños horrorizados con la idea de que les fuera a hacer semejante cosa. – ¿Verdad que lo hará, señor Death?Vamos, era mi secreto que me encanta arrancar caras. Pero veo una que me agrada mucho… - Digo, mientras me acerco a un niño que me había estado pateando la canilla desde hace un buen rato, quién se detiene inmediatamente y empieza a correr y a gritar. El hombre deja salir una leve risa, que disimuló mientras se acercaba a su esposa. – Bien niños, ya saben. Pórtense bien.¡Si papá! – Dijo uno de lentes, el que más me agradaba por ser el más callado.

Los padres se van, alejados bastante de nosotros. No son tontos, yo tampoco querría quedarme con estos niños mucho más tiempo. Antes lo dudaba, pero ahora entiendo con claridad por qué han de gastar esa cantidad de dinero en un mago para hacer de niñera. – Muy bien, niños, ahora, van a jugar con cuidado y… - ¡El que llegue al último le quita la mascara al horrendo! – 5 de los 7 niños fueron a por la piscina, siendo que una niña, la sexta, estaba muy asustada de mi, y el séptimo, el de lentes, se quedaba leyendo un libro de criaturas místicas, sin muchas ganas de ir al agua. – Niños. ¡Niños! ¡Les voy a arrancar la…! Bah, que caso tiene. Ustedes dos, vengan conmigo, vamos a sentarnos por allá. – Cargo al de lentes, quien seguía leyendo su libro, y lo poso sobre mi hombro, y a la niña le agarro la mano para empezar a caminar a unas sillas que tenían un parasol que les cubría, cosa que vi innecesaria pero que más da. En el lugar, varias personas volteaban a verme, pero ignoré la mayoría de las miradas mientras me concentraba en que ninguno de los niños se lastimara. – Oiga, señor Death. – Dice el de lentes, que por alguna razón a pesar de ser el más listo, no se veía asustado de mí. - ¿Usted es él, verdad? – me dijo, mientras me mostraba una página dedicada a la figura icónica, aquella de la parca. Ciertamente el niño sentía una pequeña fascinación por ese personaje, como yo la sentía a su edad. – No, solo me parezco mucho a él. Pero yo soy más apuesto. – La niña, quien se escondía tras de su hermano, se asomó por un momento para mirarme pero se escondió casi inmediatamente. – Oye, amiga, no te voy a hacer daño. – Acerqué a mi mano a su dirección lentamente. – No temas, algún día crecerás y entenderás que el físico no lo es todo. – La niña, saliendo detrás del hombro de su hermano, empieza a acercarse a mi mano.

Sin embargo, antes de que pueda llegar a darme su mano, me percato de algo… - ¡Señor que da miedo, mire esto!Maldita sea, ese niño se va a matar. – El niño estaba a punto de lanzarse del trampolín más alto, con los demás niños debajo del mismo alentándolo a que saltara. Me levanto de mi silla, empiezo a correr a la piscina, y cuando el niño empieza a caer, salto de uno de los bordes de la piscina. - ¡Niño tonto! – Atrapo al niño en el aire, y caigo con él en el agua. Empieza a llenarse de aura y niebla oscura, varios niños, y adultos por igual, empiezan a gritar y salen de la piscina aterrorizados de lo que está ocurriendo. Salgo lentamente por una de las escaleras, siendo que tengo al niño en brazos con cara de trauma, y luego de dejarlo en el suelo lentamente, junto con los demás niños, doy ordenes. – De acuerdo, así van a funcionar las cosas de ahora en adelante. Yo me quedaré con ellos dos aquí sentado mientras ustedes calmadamente juegan en la piscina. ¿Me entendieron? – Ninguno dijo una palabra, pero todos asintieron con la cabeza, para acto seguido caminar hacia la piscina…

La tarde transcurrió con normalidad desde ese punto, los niños jugaron y eventualmente se volvieron a alborotar, pero ninguno hizo una estupidez de gravedad, mientras charlaba con los dos niños que seguían conmigo. A la llegada de los padres, que marcaba el final de mi misión y la partida de los niños a su casa, todos salen de la piscina y van con ellos. – Bueno, pudimos disfrutar el día, ¿verdad amor? Así es, se lo agradecemos mucho.No me lo agradezcan, es mi trabajo. – La niña se me acerca, y me dice un par de palabras. - ¿Lo voy a volver a ver, señor de huesos? – Me inclino en su dirección, y me pongo de cunclillas para darle su respuesta. – No sé si yo te vea, pero si tu me vez, asegúrate de avisarme, ¿si? – Después de eso, sus padres se despiden, para finalmente alejarse de aquel lugar, al igual que yo…

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.