staff.
links.
awards.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem. Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel, aliquet nec, vulputate eget, arcu. In enim justo, rhoncus ut, imperdiet a, venenatis vitae, justo. Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Aenean vulputate eleifend tellus. Aenean leo ligula, porttitor eu, consequat vitae, eleifend ac, enim. Aliquam lorem ante, dapibus in, viverra quis, feugiat a, tellus. Phasellus viverra nulla ut metus varius laoreet. Quisque rutrum. Aenean imperdiet. Etiam ultricies nisi vel augue. Curabitur ullamcorper ultricies nisi. Nam eget dui. Etiam rhoncus. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
oberón
morana
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
link#
Aquí van los awards, maldito Oberón.

[Mision Rango C] Cazador Cazado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Mago Independiente
Mensajes :
22

Fecha de inscripción :
01/09/2016

Ver perfil de usuario

Mensaje por Theresia Van Astrea el Mar Sep 06, 2016 4:25 am

¿Cazador.. Cazado?
DEFENSORA DE LA JUSTICIA

Una manada de coyotes que atacan a viajeros y aventureros.. Esto no es nada bueno.. — Claramente no se trataba de la misión más difícil disponible, pero para Theresia era la que tenía más prioridad. Por ello, no se lo pensó dos veces antes de tomar el papel del tablero y ponerse en marcha.. O eso iba a hacer, pero no podía irse en un viaje tan largo sin aprovisionarse adecuadamente primero. Y así lo hizo, se dirigió junto a su caballo hacia la zona comercial de Crocus. Una vez allí, compró todo lo que consideró necesario para el largo viaje. Probablemente el gasto fuera más que la recompensa, pero si hay algo que Theresia no necesitaba de las misiones era justamente el dinero. Simplemente lo hacia por el bien de los demás, aunque a fin de cuentas también sea por si misma.

Creo que esto es todo.. — Antes de partir, se permitió volver a chequear las provisiones que había comprado, y al ver que no faltaba nada, se montó sobre su caballo. — Todo esta en orden, contaré contigo de nuevo hoy. — Le dirigió unas merecidas gentiles palabras al corcel, antes de jalar las riendas para indicarle que se mueva. El viaje iba a ser largo.. Así que al menos debía tratar bien a quien le facilitaría llegar hasta su destino; un pequeño poblado en el Desierto de Web Valley, donde encontraría a quien envió aquella solicitud de misión.

***

Tras un par de días de viaje, con paradas para dejar descansar a su caballo -y a ella misma- en uno que otro pueblo, Theresia llegó al poblado en el desierto, y se dirigió directamente a la pequeña choza donde vivía quien hizo la petición. Golpeó la puerta, y fue recibida por una pareja de ancianos. — ¿Fueron ustedes los que hicieron este encargo? — Les enseño el papel que contenía el pedido, solo para confirmar. Pero los ancianos negaron con la cabeza, y tenían los ojos un tanto vidriosos. — Ese pedido.. — La mujer mayor hizo una pequeña pausa, antes de seguir lo que tenía para decir. — Lo hizo nuestro hijo, pero murió hace unos días, fue atacado por los coyotes.. — Theresia no pudo hacer más que quedarse en silencio. Había perdido aliados antes y era algo horrible, pero ni siquiera podía imaginarse como se sentía el perder a un hijo o a un familiar cercano.

¿Eres una Maga, verdad? — El hombre mayor decidió hablar, y preguntó, a lo que Theresia solo asintió. Realmente no sabía qué decir, así que prefirió no decir nada de más.  — Si te damos una recompensa adecuada en lugar de nuestro hijo.. ¿Podrías acabar con esos coyotes de una vez por todas? — El hombre volvió a preguntar, pero esta vez, Theresia no dudó. Era para eso que había llegado hasta aquí, y no iba a irse sin hacerlo. Tras atar su cabello, respondió. — Es lo que necesitaba oír, esto será un encargo de rango C. No estoy segura de si puedan pagarlo o no, pero ya hablaremos sobre eso después.. Ahora me largo a una cita con esos perros inmundos. — Al verla partir, los Ancianos no pudieron evitar sonreír, pues finalmente el alma del hijo que habían perdido, podría descansar en paz, y esa misma paz además beneficiaria a los mercaderes locales.

***

Si no me equivoco, debería ser por aquí.. — La pelirroja musitó para si misma, tras llegar al lugar donde (según los aldeanos) habitaba la jauría de coyotes. Se trataba de una cueva ubicada a dos kilómetros del pueblo, desde dentro de la cual provenía un olor bastante fuerte, por ello prefirió no entrar. — Lo más lógico sería hacerlos salir con esto.. — De su bolso sacó un trozo de carne, previamente comprado a los mercaderes locales, y lo dejó en el suelo, para luego esconderse tras la pared. Sólo restaba esperar a que sus presas picaran el anzuelo.

'' Es un poco irónico, los cazadores están siendo cazados.. '' Río para si misma, pero al oír de los pasos de los animales acercándose, tuvo que cubrir su boca para no alertarlos de su presencia. El sigilo definitivamente no era lo suyo, pero los coyotes, entretenidos con algo más, no la notaron. Aprovechó para alistar su espada, y mantenerse a la espera de que la jauría bajase la guardia.

''Venga, tres.. dos.. uno.. ¡Ahora!'' Cuando visualizó el momento perfecto, centró su magia en la suela de sus pies, para lanzarse velozmente hacia sus presas. No tardó ni un segundo en llegar hasta los coyotes, y con su espada (previamente cargada de magia) hacer un corte circular, que pasó a través los animales como si estuvieran hechos de papel. La escena resultante solo podía describirse como grotesca, pero Theresia ya estaba acostumbrada a encargos de este tipo, y no le afectaba en absoluto. Aunque claro.. Preferiría mil veces quedarse viendo un campo de flores a estar masacrando monstruos como esos.

Con esto esta hecho.. Pero solo por si acaso.. — Tras abandonar la cueva, blandió su Cross Sword hacia la entrada, y disparó varias veces con el mecanismo del arma, hasta que ocasionó un pequeño derrumbe que selló la entrada. Si había quedado alguno vivo dentro, no volvería a causar problemas. Ahora solo restaba una cosa; informar que todo había terminado a quienes hicieron el pedido.

***

Al ser relativamente cerca, Theresia no demoró en llegar al poblado, y tocar nuevamente la puerta donde vivían los ancianos para informarles de las buenas nuevas.. Pero nadie respondía, y justo cuando ella pensaba en simplemente irse sin avisar, fue detenida. — Espera, pequeña — Nuevamente se trataba del hombre mayor, que ahora le extendía una pequeña bolsa de color marrón. — No es mucho, pero esto es todo lo que los aldeanos pudimos reunir para agradecerte lo que hiciste. Por favor, acéptalo.  — Theresia dudó por un momento, ese dinero le sería mucho más útil a los locales que a ella, pero no podía rechazar la buena voluntad de alguien por pagar un favor. — No fue nada.. — La pelirroja sonrió tras tomar la bolsa. Esa era la mejor parte de defender lo que creía justo, no el dinero, sino el agradecimiento de la gente, una cosa que no se puede comprar.
Besos a mi amor secreto.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.